La calidad de tu vida depende de la calidad de tus relaciones

4 acciones como estrategia activa frente al acoso laboral

Queridos amigos del blog!!

Nos disponemos a intentar aportar valor en un nuevo post de este blog de crecimiento personal y profesional. Gracias por entrar y tomarte unos minutos para leer esto que vamos a poner aquí. Espero aportarte valor sobre el tema de hoy. Un tema muy importante y del que es muy necesario hacer eco. Hoy vamos a hablar de acoso laboral.

Quizás tengas suerte y no seas una persona que se ve afectado por este asunto, pero por favor si conoces a alguien que si está sufriendo algún tipo de acoso, hazle llegar de alguna forma este post porque es primordial tomar consciencia de las cosas que vamos a comentar hoy para poder superarlo.

Por desgracia, el acoso se da con demasiada frecuencia, pero solo un 1% sale a la luz. Esta es la característica principal por la que los acosadores siguen actuando como si no fuera con ellos. Entre los casos que no se conocen y los casos en que las personas conocedoras miran hacia otro lado, tenemos de forma oculta un grandísimo porcentaje de acosos que podrían ser erradicados de forma directa.

Otro gran porcentaje de acoso es ocasionado por el hecho de que ni las propias víctimas son conscientes de lo que hay detrás de bambalinas, y como el acosador está orquestando una estrategia contra su víctima.

Para cuando se da cuenta normalmente ya es tarde, ya esta victimizada, ya tiene daños psicológicos que le van a mermar de tal forma que va a necesitar ayuda para poder superar la salida de un pozo muy profundo y muy oscuro.

Como decía, la mayoría de las personas que sufren acoso, o ni siquiera se dan cuenta o para cuando se dan cuenta ya es tarde y están atrapadas por la paralización, la sumisión, la no defensa o ni siquiera el intento de evitar lo que les está ocurriendo. Esto es lo que se llama en un proceso de mobbing la “indefensión aprendida“.

Por eso, hoy vamos a hablar de 4 acciones que debes de realizar de forma activa para salir del acoso laboral.

Vamos con estas 4 acciones;

1.- Rechaza la inculpación.

La primera acción es la de rechazar la inculpación sobre algún hecho que por parte del acosador hace creer a la víctima elegida que ha cometido. Como en muchas ocasiones hemos comentado, el modus operandi del acosador es inculparte sobre algún hecho para que te responsabilices y de este modo poder victimizarte.

Por tanto, debemos de tomar consciencia de estas intenciones que el acosador está teniendo con nosotros y desde aquí rechazar esa culpa que por su parte quiere que asumas. Por supuesto que habrás cometido algún fallo, o habrás metido la pata en algo, pero eso es una cosa y otra cosa es que asumas una responsabilidad y una culpa que logre victimizarte.

Fallos cometemos todo el mundo, pero el acosador va a intentar magnificarlo para que te responsabilices, para que sientas vergüenza, para que en definitivas te victimices.

Por eso, esto no se trata de no ser responsable o de no tomar consciencia de los posibles errores e intentar no cometerlos, pero si se trata de que jamás te dejes victimizar por un fallo que es eso, solo un fallo.

2.- Reivindica tu inocencia.

La segunda acción es la de reivindicar la inocencia. Reconocer un fallo no significa que sea ocasionado de forma voluntaria. Tampoco tiene porqué significar que sea de forma negligente, ni reiterado o recurrente.

El acosador te va a hacer creer a ti y a la opinión pública que esto es así, que no estás a la altura de tu puesto, que fallas continuamente, que eres un problema para la organización, etc. Por eso, no podemos asumir estos hechos y que esta persona tome fuerza en su propósito de desvalorización por medio de tu paralización e incluso sumisión con cualquier caso concreto. Es el momento de reivindicar tu inocencia de cara a la organización, pero sobre todo de reivindicar tu inocencia ante ti mismo.

Tu voz interior no puede creer y argumentar lo que el acosador quiere. Tienes que ser tu mejor defensor. Y eso te lo tienes que contar a ti mismo con firmeza o quedarás atrapado en la culpa.

3.- Haz frente al acoso

La tercera acción es la de hacer frente al acoso. Tal como comentamos ante el acoso laboral no podemos ser sumisos, sino que debemos de tener un respuesta activa. Debemos de mostrar nuestros argumentos ante esa opinión pública que el acosador intenta poner de su parte, debemos de argumentar también ante el propio acosador para defendernos y encararnos ante la manipulación que pretende, pero sobre todo para no mostrar debilidad y sumisión.

Los acosadores suelen ser cobardes, si ven que de primeras no te ha victimizado y tampoco ha conseguido el apoyo de la opinión pública, al menos va a tomar consciencia de que no va a resultarle fácil conseguir su propósito.

Lo normal es que siga intentándolo, pero también puede ser que desista y busque otra víctima que crea más débil o fácil.

4.- Solicita protección.

La última de las acciones es la de intentar buscar protección. Dependiendo de como sea tu empresa de grande vas a poder ejercer diversas acciones.

Si tu empresa es grande es probable que tenga un protocolo de acoso que puedes pedir que se active. Si no tiene ese protocolo al menos debes de ponerlo en conocimiento de el responsable de RR.HH, y si no es una empresa tan grande como para que exista esa figura deberás de ponerlo en conocimiento de algún mando o responsable superior de la empresa.

Aunque sabemos que hay todo tipo de acosos. Acoso entre compañeros y de subordinados a jefes. El acoso más habitual es el de jefe a subordinado, con lo que por lógica no vas a poder pedir ayuda al acosador. En estos casos tendrás que apoyarte en un jefe superior si existiera (tendrás que puentearlo) para que esta persona con más mando este enterado del asunto y tome parte.

Si esto no funciona, también puedes acudir a la inspección de trabajo y que este órgano tome cartas en el asunto y evalúe tu situación.

¡Muy Importante!, la comunicación, aunque la hagas verbalmente, hazla también por escrito. Debes de poder tener evidencias de tu comunicación por si la situación de acoso no cesa. De este modo podrás demostrar tu denuncia de los hechos en un futuro si fuera necesario.

Queridos amigos del blog!!!

Estas ante un post sobre un tema muy importante y necesario de trasmitir al mayor número de personas posibles para que tomen consciencia. Si sabes de alguna persona que pueda estar pasando por esta pesadilla del acoso, hazle llegar este post. Si la persona que es protagonista de la pesadilla eres tú aplícalo sin ninguna excusa. No te estas jugando el trabajo, ni siquiera tu reputación como profesional, te estas jugando algo tan importante como tu salud. Y con la salud no se juega.

Feliz semana!!!