La calidad de tu vida depende de la calidad de tus relaciones

5 CONSEJOS PARA ACTUAR ANTE UN CONFLICTO

Queridos amigos del blog!!!.

Esta semana vamos a hablar de conflictos. En concreto de algunos consejos para tener en cuenta, cuando nos veamos inmersos en algún tipo de conflicto con otras personas. Nadie estamos libre de vernos en un momento en algún conflicto en cualquier área de nuestra vida.

Da igual que sea en el ámbito personal, o en el ámbito profesional, es más que habitual que entre personas que se relacionan surjan conflictos. Normalmente los conflictos se producen cuando alguna persona interpreta que se ha vulnerado de algún modo sus intereses o en definitiva se le ha podido perjudicar de alguna forma.

Si os habéis dado cuenta, he dicho cuando alguien interpreta y es que cada persona interpretamos la realidad de alguna forma. A lo mejor para una persona determinada un hecho ocurrido no le supone ningún agravio y lo deja pasar, pero a lo mejor para otra persona ese mismo hecho supone algo gravísimo y motivo de conflicto.

Es cierto que hay personas que van por la vida buscando el conflicto. Son personas que van juzgando todo lo que ocurre e interpretando si eso que ocurre les perjudica en algo. El problema que tienen estas personas normalmente no son los agravios que puedan venir desde fuera, sino los pensamientos, creencias, frustraciones, complejos, etcétera, que en realidad tienen dentro y que les hacen ser como son.

Ellos no son conscientes de como son, simplemente interpretan su verdad y reaccionan ante ella. Por eso, quiero hablaros de consejos que os ayuden en algún momento de conflicto con otra persona. Saber manejar una situación de conflicto es fundamental para que la cosa no vaya a mayores y por supuesto para poder solucionar dicho conflicto.

Vamos con estos consejos que hemos destacado hoy.

1. Identifica los hechos y las opiniones involucradas en el conflicto.

El primer consejo es el de intentar mantenernos enfocados en los hechos, y evitar involucrarnos en opiniones y juicios. Es muy probable que, si nos llega un conflicto, estemos involucrado en él, por tanto, es importante sacar nuestra mayor objetividad y no hacer juicios, ni expresar opiniones premeditadas.

Antes de emitir una opinión o un juicio debemos escuchar activamente a la persona que nos muestra el conflicto. Esto nos va a ayudar a dos cosas; La primera dejar que la otra persona que llega enfadada se exprese y se desfogue de ese momento de enfado que le ha hecho explotar.

La segunda cosa es que nos va a permitir entender cuál es el motivo del conflicto y el enfado que le ha hecho encontrarse en esa situación de conflicto.

Por tanto, es el momento de sacar por mucho que cueste toda nuestra objetividad sobre lo ocurrido.

2. Comprende y trata de ponerte en los zapatos de la otra parte.

El segundo consejo es el de intentar entender por qué la otra persona está actuando de la manera que lo hace. Es entonces el momento de empatizar, de intentar comprender por qué la otra persona tiene la interpretación que tiene sobre lo ocurrido y como esto le afecta a sus intereses.

El ejercicio de empatizar no es fácil, pero es fundamental para poder dar solución a un conflicto. Para ayudarnos a empatizar debemos hacernos la pregunta de… Con lo ocurrido ¿cómo hubiese reaccionado yo si me encontrase en su misma situación?

Una vez que hemos empatizado y tenemos en nuestra mente la visión de la otra persona es el momento de pasar a la siguiente acción.

3. Busca soluciones que satisfagan a ambas partes.

El tercer consejo es el de tras analizar los hechos e intenta empatizar, deberíamos tratar de encontrar una solución que sea satisfactoria para ambas partes involucradas en el conflicto. Entraríamos entonces en el campo de la negociación, del acuerdo, de la neutralidad.

Hay que tener en cuenta que cuando una persona viene con un conflicto y viene enfadada no va a querer neutralidad ni acuerdo, va a querer ganar e incluso venganza. Es el momento por nuestra parte de sacar nuestra cara más conciliadora.

4. Habla con honestidad y franqueza.

El cuarto consejo es el de que te sientas libre de expresar tus sentimientos y tu opinión una vez analizados los hechos. Por tanto, debes de expresar tus opiniones, pero de la forma correcta.

Como tantas veces hemos dicho, en la vida al relacionarnos es más importante la forma que el fondo. Por eso, debes de expresar todo lo que piensas y sientes, pero evitando decir cosas que sean insultantes o irrespetuosas.

Debemos decirlo todo, pero ser impecable con las palabras. Aquí necesitas hacer el ejercicio de pensar cómo vas a expresar lo que necesitas decir si herir o insultar gratuitamente a la otra persona.

Por último, decir algo muy importante con respecto a nuestra forma de expresarnos, debemos tener un tono de voz bajo que ayude a calmarse a la otra persona que viene enfadada.

5. Establece límites claros y respeta los límites de la otra persona.

El quinto y último consejo es el de establecer los límites de la relación entre ambas partes. Los verdaderos agravios cuando hay un conflicto están cuando se sobrepasan los límites que luego son causa de situaciones que pueden no ser reconducibles.

Por ejemplo, la libertad de una persona llega hasta la privacidad de la otra. Debemos de marcar límites que permitan el marco del acuerdo. De lo contrario podremos dañar la situación hasta el punto de que el conflicto no tenga solución.

Queridos amigos del blog!!!

Pongan atención a estos 5 consejos, si de verdad queremos saber actuar para solucionar un conflicto. ¡Recuerden!, identifica los hechos y opiniones involucradas, comprende e intenta ponerte en los zapatos de la otra persona, busca soluciones que satisfagan a ambas partes, habla con honestidad y franqueza, y por último establece límites y respeta los límites de la otra persona.

Creo que a nadie nos gustan los conflictos, pero tampoco nadie estamos libre de ellos. Por tanto, aplica estos consejos que seguro conseguirás que el conflicto vaya de la mano de la palabra solución.

Feliz semana!!!!