La calidad de tu vida depende de la calidad de tus relaciones

LAS 3 DIMENSIONES DEL RESULTADO

Queridos amigos del blog!!!

Nuevo post y nueva cita con todos ustedes en este rincón de internet. Muchas gracias si eres seguidor habitual, muchas gracias también si es tu primera visita a este blog y quizás encontraste algún contenido interesante para tu desarrollo personal y profesional.

El mundo de la empresa y la vida en general está repleta de resultados obtenidos. Resultados laborales, resultados personales, resultados de todo tipo. El día a día es un continuo reto renovado, siempre nos encontramos haciendo algo para conseguir algo.

De estos resultados a los que hacemos referencia depende nuestra evolución, depende la continuidad de nuestro trabajo, depende en definitiva el sentido de todo lo que desarrollamos un día tras otro.

Todos hemos puesto el foco en el logro o en el fracaso de lo que supone ese resultado obtenido tras un esfuerzo realizado. Pero pocas personas se paran a pensar y analizar las tres dimensiones de las que consta dicho resultado.

El resultado es la punta del iceberg, es aquello que se ve y se juzga, pero detrás o debajo de ese resultado está todo aquello que no se ve. Por ejemplo parámetros como “el porqué” se ha llegado a ese resultado o “el cómo” se ha llegado a ese resultado.

Hay empresa y personas que priorizan en el resultado y mantienen la filosofía de que el fin justifica los medios. Por eso hoy vamos a profundizar en las 3 dimensiones de las que forma parte un resultado. Tomar consciencia de estas tres dimensiones es fundamental si queremos seguir obteniendo resultados satisfactorios.

Conseguir resultados a corto plazo puede resultar relativamente fácil. Seguir consiguiéndolos a largo plazo y de forma reiterada en el tiempo necesita de optimizar las tres dimensiones de las que vamos a hablar en el día de hoy.

Vamos con estas 3 dimensiones.

1.- Primera dimensión; La tarea.

La primera dimensión del resultado es la dimensión material. El “cómo” te salen las cosas. Es la tarea o tareas que coordinadas por el líder y el equipo de trabajo durante un determinado espacio de tiempo han posibilitado el resultado que has obtenido.

Esta dimensión material es juzgada al final, ¿conseguí o no conseguí tal contrato?, ¿conseguí introducir mi producto en los mercados o no lo conseguí?, ¿Conseguí cumplir con mis expectativas de venta o no lo conseguí?… Esta dimensión es la que ve todo el mundo, es la que es voz pópuli, es como comentaba en la introducción la punta del iceberg que muestra nuestro éxito o nuestro fracaso.

Esta dimensión material es por la que trabajamos, es lo que da sentido a cosas como nuestros protocolos de trabajo, nuestra estrategia empresarial o nuestro modelo productivo o de negocio.

La dimensión de lo material es la que muestra al mundo el éxito o el fracaso de nuestro desempeño, pero tengo que deciros que es una dimensión que viene directamente influenciada por las dos dimensiones a las que vamos a hacer referencia a continuación.

2.- Segunda dimensión; Las relaciones.

La segunda dimensión que forma un resultado es la dimensión del nosotros, la dimensión del equipo, del capital humano. Solo en el corto plazo está separada de la dimensión material de la que hemos hablado anteriormente, sin embargo en el largo plazo es fundamental.

Podemos llevarnos mal pero conseguir un resultado satisfactorio, también existe la posibilidad de llevarnos bien y no conseguir dicho resultado. En el mundo de la empresa no se trata de llevarse bien y no conseguir el resultado, más bien se trata de conseguir el resultado a pesar de cómo te lleves.

En el largo plazo es insostenible mantener un equipo, o una compañía en la que la relación personal de sus componentes es mala. Bien sea ocasionado por un clima empresarial tóxico, por una cultura empresarial sin valores, por tener unos mandos con falta de liderazgo o por cualquier otra circunstancia.

Esto es insostenible en el tiempo, cuando esto se da se convierte en una empresa de altísima rotación y lo que es aún mucho peor una empresa que empieza a no conseguir los buenos resultados.

Las empresas que en el largo plazo consiguen llevarse bien y consiguen el resultado, son las empresa que consiguen resultados extraordinarios y que dan sentido a la ansiada frase del éxito más allá del éxito.

3.- Tercera dimensión; El Sentimiento interior individual.

Después de hacer alusión a la dimensión material y a la dimensión del nosotros, necesitamos hablar de la tercera y última dimensión que influye en el resultado. Esta es la dimensión del “yo”. Es la dimensión de como nos sentimos o cuales son las emociones que sentimos como individuo dentro de una organización a pesar de cual haya sido el resultado.

La unión de todos los “yo” dan lugar al nosotros, el desempeño del nosotros determina el resultado.

Dentro de esta dimensión individual necesitamos formularnos un sin fin de cuestiones tales como; sentirnos en paz, nuestro grado de realización personal y profesional, nuestro sentido de pertenencia al grupo y al proyecto, nuestro sentimiento de ser valorados por el equipo y la compañía, etc…

Esta dimensión tampoco se sostiene en el tiempo si la empresa no hace bien el trabajo de hacerte sentir bien. Tampoco una persona que no se siente bien puede realizar un gran trabajo para la consecución del resultado, en un momento puntual puede hacerlo pero no será sostenible en el tiempo.

Queridos amigos del blog!!!

Tomad consciencia de estas tres dimensiones que están ocultas detrás de cada resultado. El conocimiento y el modelo mental de la compañía da lugar a unas acciones, esas acciones son las que dan lugar al resultado. Detrás de cada resultado está lo que ocurre en estas tres dimensiones.

Hay empresas que no entienden por qué no les funciona lo que les funcionaba. Es muy probable que la respuesta a ese enigma esté en lo que descubran dentro de estas 3 dimensiones.

Feliz semana!!!!