La calidad de tu vida depende de la calidad de tus relaciones

LOS 3 DAÑOS INEVITABLES DEL MICROCLIMA LABORAL DEL “ÉXITO”

Queridos amigos del blog!!

Gracias por acudir a una nueva entrada a este blog de crecimiento personal y profesional. Cada semana plasmamos algún tema que nos haga reflexionar sobre circunstancias vitales que nos retan en nuestro día a día y en las que a veces no sabemos afrontar.

Desde este blog y gracias a nuestras propias experiencias personales plasmamos vivencias, con consejos y herramientas que puedan ayudar a alguna persona a superar dificultades que ya hayan sido superadas por alguien con antelación. Creo que es mostrar un atajo a un objetivo donde otra persona ya ha llegado.

Hoy vamos a hablar de un concepto que acuñé hace ya algunos años y que describía de forma fiel, que es lo que pasaba en una organización de una empresa en la que trabajaba. Este concepto es el concepto de “microclima laboral del éxito”.

Existen empresas o dentro de empresas departamentos que tienen un clima o una cultura empresarial tóxica. Esto implica unas directrices y unas acciones directivas por parte de las personas que la dirigen que dan como resultado este tipo de clima tóxico.

Es entonces cuando surge lo que denominé ya hace bastantes años como el microclima laboral del “éxito”. Es un clima de cooperación de los miembros de una empresa que se complementan y se protegen en defensa de ese clima, de esa cultura y de ese mando tóxico que los acosa con unas acciones en las que impera el miedo al fallo como principal característica.

Es entonces, cuando este grupo consigue éxitos gracias al miedo, mientras que por otro lado ese mando tóxico de forma ignorante cree que se debe a su buen hacer y dotes de liderazgo.

Por eso, hoy vamos a hablar de 3 daños que de forma inevitable vas a sufrir si te ves como participe de uno de estos grupos. Toma nota de estos daños porque será la mejor forma de que tomes consciencia de si te está ocurriendo a ti. Será entonces desde ahí, donde podrás salir de una situación peligrosa tanto para tu salud mental como física.

Vamos con estos daños.

EL MIEDO

El primero de los daños es el miedo. Ese mismo miedo que crea la unidad del grupo y que hace que ese clima de cooperación de frutos positivos, ese mismo miedo, es también la emoción que va a dinamitar y tambalear tu estado emocional.

Este tipo de dirigentes. Crean culturas del miedo al fallo. Ese miedo al fallo, sostenido en el tiempo daña a todos y cada uno de los miembros del equipo hasta el punto de mantenerlos en una tensión continua que les agota mentalmente.

Cuando los miembros del equipo han sido atrapados por la cultura del miedo, esto ocasiona que no desconecten nunca del trabajo. En sus fines de semana o en cualquier tiempo de ocio viven en un futuro mental construido y argumentado por un miedo a los posibles fallos o acciones negativas que puedan surgir.

Vivir con este miedo individual y colectivo es por desgracia la mejor forma de coartar la creatividad y el máximo potencial de los colaboradores. Un equipo sin creatividad y sin autonomía es un equipo que está lejos de su mejor versión. Es un equipo que no trabaja para ganar y crecer, sino para no fallar o no perder. Un equipo atrapado por el miedo es un equipo enfermo a pesar de que tengan un cierto éxito.

LA AUTOESTIMA

El segundo de los daños que sufres cuando eres parte de un microclima laboral del éxito, es la falta de autoestima. Lógicamente si estamos hablando de una cultura del miedo y de intolerancia al fallo, el principal daño que ocasiona es el de la falta de autoestima.

Estas culturas tóxicas focalizan en el fallo. Desde la coartada de valores como el rigor o la exigencia buscan el fallo para conseguir así victimizarte. Como hemos hablado en otras ocasiones en este blog, la forma de victimizarte es buscar el fallo, magnificarlo y conseguir que te responsabilices de él. Una vez que este proceso se cumple ya estás en manos del sistema o del propio jefe tóxico.

La autoestima no puede ser buena si has sido victimizado. Además, el sistema es una máquina que no para, y te va mermando día a día hasta que llegas a creerte tu falta de valía y te sientes que no estás a la altura de tu puesto o incluso de tu propia profesión.

Para recuperar la autoestima necesitas cambiar ese enfoque de tus pensamientos, focalizar de forma positiva, demostrarte con tus propias vivencias que eres capaz de afrontar todo aquello que hoy por hoy te han hecho creer que no puedes afrontar.

Cuando esta cultura o estos hechos han perforado tu autoestima, quedas atrapado en ese hábitat con la lamentable convicción de que no hay nada que hacer. Es lo que en los procesos de mobbing denominamos la indefensión aprendida.

LA ROTACIÓN DE PERSONAL

El tercer daño que sufren estos microclimas laborales del éxito es la rotación del personal. Existe por estas circunstancias una rotación continua de personas que entran y salen en estas organizaciones de forma continua.

No todas las personas que llegan logran ser victimizadas. Hay personas que se revelan ante este tipo de clima tóxico y deciden irse y no soportarlo. Hay otras que también se revelan y son despedidas.

Por eso, las empresas con estas culturas nunca son capaces de afianzar una plantilla estable. La mayoría de las personas no perduran en el trabajo. Los que se quedan son trabajadores nobles, responsables, implicados, etc. Esta es la principal clave del éxito de estos microclimas. Están formados por trabajadores que son capaces de resistir circunstancias que otros no son capaces de resistir.

Lo verdaderamente triste de estos microclimas del éxito, es que producen el efecto contrario frente a la cultura implantada. El que sean exitosos, aunque no tanto como pudieran ser, refuerzan y reafirman a los defensores de esa cultura como que es la forma de hacer las cosas y por eso salen con éxito.

Queridos amigos del blog!!

Analicen si son parte de un microclima laboral del éxito. De ser así tomen consciencia de cuál es su estado anímico, y profesional. Trabajar con miedo no es sostenible en el tiempo y pasa factura. Perder la autoestima por haber sido victimizado, te hará quedarte atrapado en esa organización tóxica y te resultará difícil salir. Por último, no pienses que abandonar es un fracaso, perdurar demasiado tiempo teniendo esta experiencia puede ocasionarte un daño difícil de reparar para el resto de tu vida.

Feliz semana.!!!