La calidad de tu vida depende de la calidad de tus relaciones

LOS 3 SÍNTOMAS PARA SABER SI ESTÁS QUEMADO CON TU TRABAJO

Queridos amigos del blog!!!

Nos disponemos a realizar una entrada más en este blog de crecimiento personal y profesional. Siempre con el objetivo y la ilusión de poder aportar valor y ayudar a alguna persona que esté pasando por algunos de los temas de los que hablamos para que de este modo tengan la oportunidad de tomar consciencia de su situación y así corregir aquello que les ha llevado a donde están.

Para solucionar un problema antes debemos de conocer que tenemos ese problema, la mayoría de los problemas que tenemos, los tenemos porque no somos conscientes de que existen. Solo una vez que somos conscientes de que tenemos un problema, podremos realizar la acción necesaria para erradicarlo.

En la vida continuamente están ocurriendo cosas. Esas cosas que ocurren las interpretamos de alguna manera, y esas interpretaciones que realizamos nos ocasionan un estado emocional que determinan nuestros actos y con ello nuestro resultado.

Es primordial intentar ser conscientes de cómo interpretamos la vida y a que nos está llevando esa interpretación. Por eso hoy vamos a hablar del termino burnout o también conocido como síndrome del trabajador quemado. En concreto vamos a hablar de los 3 síntomas que por regla general tienen todas aquellas personas que han sido atrapadas por el síndrome del quemado en su trabajo.

Las empresas que se encuentran con plantillas quemadas, son empresas con un alto grado de absentismo. Tienen plantillas aquejadas tanto por patologías físicas como psíquicas. Son personas que han quedado saturadas por la situación que viven o han interpretado y esta situación ha derivado en un mal que de no tomar consciencia será difícil de vencer.

Por tanto, pon mucha atención a estos 3 síntomas. Si te sientes identificado con ellos, con toda probabilidad estarás inmerso en un estado tridimensional del que vamos a hablar ahora y del que necesitas tomar consciencia si quieres salir de él.

1-. El cansancio o agotamiento emocional

El primer síntoma es el de cansancio o agotamiento emocional. Podemos estar cansados físicamente del trabajo que estamos realizando, pero no regeneramos nuestra energía porque aunque descansemos físicamente, en realidad nuestro agotamiento es mental.

En estos casos no será suficiente el descanso físico, porque es nuestra mente la que está saturada. Es nuestra mente la que no nos permite hacer un borrón y cuenta nueva tras una noche de descanso o tras un descanso de fin de semana.

Esta situación es ocasionada por lo que denominamos indefensión aprendida. La persona se ve incapaz de vencer a lo que le ocurre y tira la toalla. Esto lo somete a un estado depresivo que nos deteriora sin remedio alguno.

Para tomar consciencia de este síntoma es muy importante tener un alto grado de autoconocimiento. Esto te permitirá saber lo que sientes, porqué lo sientes y mediar contigo mismo para corregirlo.

2.- La despersonalización

El segundo síntoma es el de la despersonalización. A consecuencia de ese primer síntoma de agotamiento emocional y con ello esa entrada en un estado depresivo, la persona empieza a tener una actitud negativa hacia la relación con los demás.

Por tanto, entramos en estos casos en un desinterés hacia las personas, esto nos lleva a irritabilidad, empeorando nuestra relación con las personas con las que nos relacionamos.

Lo peor es que no sólo tenemos esta sensación con las personas del trabajo o del mundo laboral, sino que también extrapolamos estas actitudes frente a nuestras relaciones personales o privadas. Somos menos tolerantes también con nuestros seres queridos, por decirlo de alguna forma, son las personas de más confianza las que en la mayoría de los casos pagan los platos rotos de nuestras frustraciones y nuestra situación laboral.

3.- El sentimiento de falta de realización profesional

El tercer síntoma del que debes tomar consciencia es el de sentimiento de falta de realización profesional. Este tercer síntoma es absolutamente normal que aparezca, ya que todas las personas que se encuentran atrapadas por el síndrome del quemado, son personas que están desarrollando su actividad en un clima tóxico, y este tipo de climas dinamitan la realización profesional.

Las personas no entran en este estado emocional por casualidad, sino todo lo contrario. Su estado emocional es el resultado de este clima que vive en su día a día.

Es imposible colmar la realización profesional si estas sometido a la interacción de un jefe o compañeros tóxicos que solo buscan el fallo y no la solución. Estando sometido a personas que sólo se dirigen a ti para recriminar algún fallo, pero que jamás lo hacen para un reconocimiento al trabajo bien hecho, es imposible conseguir una realización profesional.

El verdadero peligro de entrar en esta situación de desvalorización profesional, es el de creernos de verdad que no valemos. Debemos de ser conscientes de que no es necesario el reconocimiento externo o de terceras personas para examinar nuestra valía. Si nos creemos estos argumentos de desvalorización nos habremos victimizado y es cuando entraremos en ese estado mental depresivo del que es difícil salir. No te olvides nunca de que valemos lo que creemos que valemos, no lo que crean los demás o algo aún peor, lo que yo creo que los demás piensan que yo valgo.

Queridos amigos del blog!!!

Toma consciencia de estos tres síntomas de los que hemos hablado hoy. Si te sientes agotado mentalmente en el trabajo, si notas un desinterés por la cooperación con las personas e incluso tus relaciones empiezan a ser malas, y si tienes un sentimiento de desvalorización y realización profesional, pon atención y remedio a todo ello porque es más que probable que estés sometido por el síndrome del quemado en el trabajo.

El posible clima laboral de tu empresa, la organización de la misma, la desvalorización de las personas en tu organización, un jefe tóxico, e infinidad de cosas más te han llevado hasta donde estás, pero debes saber que seguramente las circunstancias de la empresa no van a cambiar. Lo único que puede cambiar eres tú. Necesitas ser consciente de lo que te ocurre, entender porque te ocurre y tomar las medidas para salir de un pozo emocional, del que te aseguro que se puede salir.

Feliz semana!!!