La calidad de tu vida depende de la calidad de tus relaciones

LOS 3 TIPOS DE RELACIONES QUE SUSTENTAN EL CLIMA LABORAL

Queridos amigos del blog!!!

Estamos ante un nuevo post para intentar dar herramientas y consejos que nos ayuden tanto en el ámbito personal como profesional. Hoy vamos a hablar de clima laboral y de 3 tipos de relaciones que son fundamentales para que dicho clima sea bueno.

Disponer en una empresa de un buen clima laboral es abrir la puerta a conseguir grandes logros. Por el contrario no disponer de dicho clima es coartar toda oportunidad de éxito de la empresa.

Si tan importante es el clima laboral… ¿porqué las empresas no ponen más atención en él? Hay muchas razones, pero diría que la principal es por ignorancia. Desde las empresas no se han parado a pensar lo que supone para los objetivos de esta tener una buen clima de trabajo.

La ignorancia es la principal causa, pero de ahí subyacen mucha otras. La falta de liderazgo, el no poner el foco en las personas, el no tener definido los valores de la compañía, el no fomentar un marco de convivencia respetuoso, etc. Todo esto y muchas cosas más son cortapisas al clima laboral y algo mucho peor, a la productividad, realización y felicidad de los trabajadores.

El mayor tiempo de nuestra vida lo pasamos en el trabajo, compartimos más tiempo con nuestros jefes y compañeros de trabajo que con nuestros amigos o familiares… Por tanto, sería fundamental que desde las empresas se fomentase un buen clima laboral.

Muchas empresas ya son conscientes de que este es el camino si no quieren quedar rezagadas a los resultados de mediocridad. Las nuevas generaciones tienen una mentalidad muy distinta a las anteriores. Llegan a las empresas demandando un buen clima laboral y no están por la labor de quedarse en un trabajo que no les brinda la oportunidad de sentirse a gusto.

Las empresas que no ponen atención al clima laboral, son empresas que están lejos de la productividad que podrían conseguir, con plantillas en continua construcción y por culpa de la fuga de talento, con continua rotación de empleados. Sin saberlo son una escuela de formación de profesionales, suelen contratar personal joven y recién titulado, así tampoco necesitan pagarle mucho. Pero no se han parado a pensar que este personal novel en cuanto aprenden el oficio y les sale otra cosa se marchan.

Si recordáis otro post en el que hablábamos de los tres pilares donde reposa el talento, decíamos que era, el salario atractivo, el desarrollo de carrera, y el clima laboral. Las nuevas generaciones ya se han resignado en cierta medida a los salarios, el desarrollo que es otro de los pilares, en cuanto aprenden se van. Por tanto el último pilar sería el del buen clima laboral, con estas circunstancias laborales… ¿crees que les merece la pena quedarse en una empresa en la que no se sienten a gusto? Tal como expresan ellos, ¡me voy porque no hay buen rollo!

Por eso hoy me gustaría hablaros de los 3 tipos de relaciones que sustentan un buen clima laboral. Antes que empleados somos personas. De cómo interactuemos y nos relacionemos los unos con los otros va a derivar el clima laboral.

Vamos sin más con estos 3 tipos de relaciones.

 

La relación entre los jefes y los colaboradores.

Soy consciente que los que nos dedicamos a los RR.HH estamos muy pesaditos con esto del liderazgo. Pero no tenemos más remedio que seguir siendo pesados. Los tiempos en los que un jefe daba ordenes de cualquier manera y los empleados simplemente obedecían ya han pasado.

A las nuevas generaciones necesitamos seducirlas e inspirarlas. En la mayoría de los casos tienen mayor preparación académica que los jefes, aunque no esté reconocida ni en contrato, ni en nómina.

Evidentemente no les vale cualquier cosa. O somos capaces de involucrarlos en nuestros intereses o no sacaremos su mejor versión para que la aporte al servicio de la compañía. O lo que es aún peor, en cuanto se sientan capaces se irán a otra empresa para aportar aquello que no nos dieron a nosotros. Eso si, mucho de lo que saben lo aprendieron de nosotros, principalmente aquello que no deben hacer.

 

La relación de los colaboradores con los propios compañeros.

La segunda relación que las empresas deben de cuidar es la de los propios colaboradores con los propios compañeros. Si pensamos que eso depende solo de ellos, de cómo se lleven, de cómo se relacionen, estamos muy equivocados.

Desde las empresas debemos de fomentar todas aquellas cosas que favorezcan sus relaciones y con ello el clima laboral. Debemos fomentar el respeto y los valores, debemos de fomentar el trabajo en equipo, debemos fomentar las relaciones personales fuera del ámbito de trabajo, debemos de fomentar cosas tan elementales como la objetividad y la justicia.

La principal causa de abandono de un trabajo es por la relación con el jefe, la segunda causa es por la relación con los compañeros. Que curioso que entre las cosas por las que dejamos nuestro trabajo no sea el propio trabajo, ¿verdad?

En numerosas ocasiones una muy buena relación con los compañeros permiten que a pesar de un jefe tóxico se dé lo que yo denomino “el microclima laboral del éxito”. Son burbujas de autoprotección de trabajadores que se ayudan y complementan para defenderse de ese jefe tóxico y que hacen posible logros que por ignorancia ese jefe tóxico cree que es por méritos propios.

 

La relación de los colaboradores con el trabajo.

La última relación en donde se sustenta el clima laboral es la relación de los trabajadores con el propio trabajo. Aunque no lo parezca, este tipo de relación, también es responsabilidad de la empresa y de las personas que lidera el proyecto o el equipo concreto.

Si los trabajadores no se sienten parte del proyecto, si no le dan sentido a lo que hacen, difícilmente podemos pretender que sientan la emoción que produce la realización personal y profesional.

Por parte de las empresas en primordial que los trabajadores se sientan parte del proyecto en el que trabajan. Entender la importancia de lo que supone su aportación, sentirse parte de la tomas de decisiones, posibilitar autonomía en el desempeño o responsabilizarse de una de las partes de un todo, son ejemplos de cosas que permiten que el trabajo resulte atractivo a los colaboradores.

Desde las empresa debemos seducir a los trabajadores para que pertenezcan a nuestro proyecto. Hay empresas que aún creen que le hacemos un favor por tenerlo contratados y darles un sueldo. Con este pensamiento, por supuesto tienen personal en plantilla, pero mediocre, el que no es mediocre se ha ido o se les va a ir.

Queridos amigos del blog!!!

Si eres empresario o lideras un proyecto, pon atención a estos 3 tipos de relación que se dan en una empresa. Cuidar estos 3 tipos de relación te ayudarán a tener un clima laboral óptimo. Solo desde un clima así puedes conseguir los mejores resultados. ¡No lo olvides! Focaliza en las personas y favorece sus relaciones. Sólo así serás capaz de alcanzar las cotas que sueñas.

 

Feliz semana!!!